Son tan bellos como la madera y casi tan resistentes como la cerámica. Los pisos de madera laminada están compuestos por el 90 por ciento de residuos de madera, son naturales, higiénicos y fáciles de limpiar. Su fabricación es con material renovable, minimizando así el impacto ambiental.

Los pisos de madera laminada son fuertes y están diseñados para durar.